¿Ajo y cebolla en una dieta baja en FODMAP? Sí, aceites infusionados para SIBO

aceite infusionado de ajo y cebolla

¡Saludos a todos los que, como yo, nos encontramos en la lucha contra el SIBO! Como paciente de SIBO, comprendo lo complicado que puede ser encontrar alimentos deliciosos y seguros que se adapten a nuestra dieta. Hoy, quiero hablarles sobre los aceites infusionados, específicamente los aceites de ajo y cebolla, y cómo pueden ser nuestros aliados en una dieta baja en FODMAP para el SIBO. Acompáñame en este viaje culinario y descubre cómo estos aceites pueden revolucionar tus platos sin desencadenar síntomas molestos.

¿Por qué no podemos consumir ajo y cebolla en una dieta baja en FODMAP?

El ajo y la cebolla son dos ingredientes abundantes en la cocina y son protagonistas en casi todas las cocinas del mundo. Estos ingredientes básicos pueden añadir un aroma, sabor, textura y perfil de sabor distintivos a una comida, salsa, aperitivo o condimento. Estoy seguro de que todos conocemos bien el aroma fragante del ajo y la cebolla salteándose en aceite de oliva en la cocina. Al comenzar una dieta baja en FODMAP, es posible que te preguntes: “casi todas las recetas contienen ajo y cebolla… ¿Qué voy a cocinar?” Esta es una preocupación común de las personas que siguen una dieta baja en FODMAP.

La razón por la que no podemos consumir ajo y cebolla en una dieta baja en FODMAP se debe a que ambos contienen fructanos, un subgrupo de los FODMAP (oligosacáridos). Aunque el ajo y la cebolla están repletos de nutrientes maravillosos y fibra prebiótica, algunas personas con SII, SIBO y sensibilidad a los FODMAP reaccionan mal a estos fructanos. Esto puede llevar a síntomas digestivos incómodos como hinchazón, calambres, flatulencia o diarrea. Cuando sigues una dieta baja en FODMAP, es esencial reducir la cantidad de todos los subgrupos de FODMAP que consumes, incluyendo estos fructanos. Esto se hace con el objetivo de reintroducir y probar cada grupo uno por uno para determinar tus propios desencadenantes personales.

¿Y los aceites infusionados de ajo y cebolla?

¡La gran noticia es que existen formas de agregar ese maravilloso sabor a ajo y cebolla a tus comidas sin los FODMAPs! Reemplazar el ajo y la cebolla en tu cocina con aceites infusionados de ajo y cebolla puede ser una excelente manera de obtener el aroma y el sabor que todos amamos. La razón por la que estos aceites son bajos en FODMAP se debe a que los fructanos son solubles en agua pero no en grasa. Esto significa que cuando están rodeados de agua, los fructanos se disolverán en el líquido, pero esto no ocurre con el aceite. Esto permite que los compuestos de sabor distintivos y las moléculas aromáticas del ajo, la cebolla y otros alimentos que contienen fructanos se infundan en el aceite de oliva virgen extra, y podemos usar ese aceite para cocinar. Así obtenemos los sabores sin los FODMAP adicionales, ¡lo que mantendrá felices tanto a nuestras papilas gustativas como a nuestro sistema digestivo!

Aceite infusionado de ajo

Ingredientes:

  • 1 taza de aceite de oliva virgen extra de alta calidad
  • 6-8 dientes de ajo pelados

Instrucciones:

  1. Lava y seca los dientes de ajo completamente.
  2. En una cacerola pequeña, calienta el aceite de oliva virgen extra a fuego medio. Calentar el aceite ayuda a abrir los sabores y aromas del ajo.
  3. Agrega los dientes de ajo pelados al aceite caliente. Asegúrate de que los ajos estén completamente sumergidos en el aceite.
  4. Reduce el fuego a bajo para mantener una temperatura constante y suave. Cocina los ajos a fuego lento durante aproximadamente 30-40 minutos. Deben cocinarse lentamente hasta que estén dorados y tiernos, pero no quemados. Revuelve ocasionalmente para asegurarte de que se cocinen uniformemente.
  5. Una vez que los ajos estén listos, retira la cacerola del fuego y deja que el aceite se enfríe completamente.
  6. Después de que el aceite se haya enfriado por completo, cuela los ajos para eliminar cualquier residuo sólido.
  7. Vierte el aceite de ajo infusionado en una botella de vidrio hermética. Asegúrate de sellar bien la botella.
  8. Almacena el aceite de ajo en un lugar fresco y oscuro. Usado con moderación, puede dar un sabor delicioso a tus platos sin agregar FODMAPs.

Aceite infusionado de cebolla

Ingredientes:

  • 1 taza de aceite de oliva virgen extra de alta calidad
  • 1 cebolla grande, pelada y cortada en rodajas finas

Instrucciones:

  1. Calienta el aceite de oliva virgen extra en una cacerola grande a fuego medio.
  2. Agrega las rodajas de cebolla al aceite caliente.
  3. Cocina las rodajas de cebolla a fuego medio-bajo durante aproximadamente 45-60 minutos. Deben cocinarse lentamente hasta que estén doradas y caramelizadas, pero no quemadas. Revuelve ocasionalmente para asegurarte de que se cocinen uniformemente.
  4. Una vez que las cebollas estén caramelizadas, retira la cacerola del fuego y deja que el aceite se enfríe completamente.
  5. Después de que el aceite se haya enfriado por completo, cuela las cebollas para eliminar cualquier residuo sólido.
  6. Vierte el aceite de cebolla infusionado en una botella de vidrio hermética. Asegúrate de sellar bien la botella.
  7. Almacena el aceite de cebolla en un lugar fresco y oscuro. Este aceite infusionado aportará un sabor delicioso y aromático a tus platos sin agregar FODMAPs.

¡Disfruta de tus aceites infusionados de ajo y cebolla en tus recetas bajas en FODMAP!

Los aceites infusionados de ajo y cebolla son un salvavidas en una dieta baja en FODMAP para el SIBO. Te permiten disfrutar del sabor distintivo de estos ingredientes sin preocuparte por los efectos secundarios desagradables. Además, son versátiles y pueden utilizarse en una variedad de platos. Así que, ¡anímate a probar esta receta y a incorporar aceites infusionados en tu cocina baja en FODMAP! Tu paladar y tu sistema digestivo te lo agradecerán.

¡Hasta la próxima y sigue cuidando de tu salud digestiva!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *