Chili sin frijoles: Una deliciosa opción

El SIBO es una condición que afecta a muchas personas, limitando sus opciones alimenticias. Sin embargo, eso no significa que no puedan disfrutar de comidas deliciosas y nutritivas. Una de esas opciones es el chili sin frijoles, una receta que no solo es sabrosa, sino también amigable para aquellos con SIBO. A continuación, te presento una versión de este plato, adaptada para ser baja en FODMAP, sin gluten y sin lácteos.

Un viaje culinario inspirador

Todo comenzó un fin de semana, al regresar de un viaje especial al Caribe. El clima frío de Cantabria me hizo desear un buen chili caliente. Además, sentía que debía compartir una nueva receta baja en FODMAP. Así nació la idea de experimentar con un chili sin frijoles.

Con tantas tareas pendientes después del viaje, necesitaba algo sencillo. Fue entonces cuando descubrí el sazonador para chili bajo en FODMAP de Casa de Sante. Este sazonador me permitió adaptar mi receta de chili amigable para SIBO, haciéndola aún más sencilla y adecuada para aquellos que no tienen una despensa llena de especias.

Nutrición y sabor en un solo plato

Este chili está cargado de ingredientes nutritivos:

  • Carne de ternera (450 gramos): Fuente de hierro y proteínas.
  • Pimiento rojo: Aporta vitamina C.
  • Zanahorias (aproximadamente 200 gramos): Ricas en carotenoides pro-vitamina A.
  • Kale: Excelente fuente de vitamina K y calcio.
  • Tomates (aproximadamente 410 gramos): Brindan vitamina C y licopeno.

La combinación de estos ingredientes no solo hace que este chili sea nutritivo, sino también delicioso. Y lo mejor de todo es que se acerca mucho al sabor tradicional del chili, pero sin añadir cebolla, ajo o frijoles, ingredientes que suelen ser problemáticos para las personas con SIBO.

Preparación y conservación

La preparación es sencilla. Solo necesitas colocar todos los ingredientes en una olla de cocción lenta y cocinar a fuego lento durante 4-6 horas. El resultado es un chili tierno y sabroso que puedes servir con cilantro fresco picado y yogur sin lácteos o sin lactosa.

Un consejo adicional: este chili, al igual que muchas sopas y guisos, se congela muy bien. Si preparas una gran cantidad, puedes guardar las sobras en contenedores y congelarlas. Estas comidas caseras congeladas son perfectas para esos días en los que no tienes tiempo o ganas de cocinar.

El SIBO puede limitar tus opciones alimenticias, pero eso no significa que no puedas disfrutar de comidas deliciosas y nutritivas. Con un poco de creatividad y los ingredientes adecuados, puedes preparar platos como este chili sin frijoles que no solo son sabrosos, sino también amigables para tu sistema digestivo. ¡Espero que disfrutes de esta receta tanto como yo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *