La conexión entre el SIBO y la ansiedad: Lo que necesitas saber

sibo y ansiedad, por que

La vida moderna está llena de factores de estrés crónicos. Estos están presentes de manera sutil en tu vida, desde dispositivos inteligentes y horas de trabajo cada vez más largas, hasta una lista de tareas en constante crecimiento y una serie de compromisos que te bombardean desde todos los ángulos.

Estos niveles de estrés incrementados afectan tu mente y tu cuerpo más de lo que quizás te des cuenta. El estrés emocional es un factor contribuyente mayor a las seis principales causas de muerte en los EE. UU.: cáncer, enfermedad coronaria del corazón, lesiones accidentales, condiciones respiratorias, cirrosis del hígado y suicidio.

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos estima que el estrés representa alrededor del 75% de todas las visitas al médico. Estos pacientes informan tener problemas cardíacos, malestar estomacal, úlceras, insomnio, fatiga, dolor de espalda y dolores de cabeza, entre otras quejas. El estrés también aumenta el riesgo de diabetes, especialmente en personas con sobrepeso.

La ansiedad es un sentimiento común que experimentan muchos de nosotros, pero para algunos, puede ser más que una emoción ocasional. De hecho, hay un creciente cuerpo de evidencia que sugiere que el sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado (SIBO) puede ser un factor contribuyente a la ansiedad y otros problemas de salud mental. En este artículo, examinaremos más de cerca la conexión entre el SIBO y la ansiedad, qué dicen las investigaciones y cómo puedes encontrar alivio. Cubriremos los síntomas del SIBO, la conexión entre el SIBO y la ansiedad, y los tratamientos disponibles para ayudar a manejar los síntomas. Al comprender la conexión entre el SIBO y la ansiedad, puedes tomar medidas para encontrar alivio y mejorar tu salud mental.

¿Qué es el SIBO?

SIBO significa sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado, una condición que ocurre cuando las bacterias crecen en el intestino delgado. Estas bacterias normalmente se encuentran en el intestino grueso, por lo que cuando crecen en el intestino delgado, pueden causar una variedad de problemas de salud. Se estima que el SIBO afecta hasta el 35% de la población, pero solo una fracción de las personas con SIBO son diagnosticadas. Las personas con SIBO a menudo no experimentan síntomas y pueden no darse cuenta de que lo tienen. El intestino delgado es donde se descompone la comida y se extraen los nutrientes de los alimentos; por eso el SIBO es un problema importante: interfiere en el proceso normal de digestión. Esto puede llevar a una variedad de síntomas, incluyendo dolor abdominal, gases y distensión, diarrea y estreñimiento. El SIBO también puede causar una variedad de síntomas fuera del intestino, incluyendo ansiedad, fatiga y dolor de cabeza.

Síntomas del SIBO

  • Pérdida de apetito.
  • Dolor abdominal.
  • Náusea.
  • Diarrea.
  • Pérdida de peso no intencional.
  • Desnutrición.
  • Distensión.
  • Sensación incómoda de llenura después de comer.

¿Cuál es la conexión entre el SIBO y la ansiedad?

Las personas con SIBO tienden a tener niveles más altos de ansiedad, y las personas con ansiedad tienden a tener niveles más altos de SIBO. Esto significa que es más probable que alguien con un diagnóstico de ansiedad tenga SIBO, y viceversa. Sin embargo, se necesita más investigación para determinar exactamente cómo están conectados los dos. Los investigadores aún están tratando de descubrir por qué existe una conexión entre el SIBO y la ansiedad, pero las siguientes son algunas teorías: – Hormonas en el intestino: El intestino produce una variedad de hormonas diferentes que afectan al resto del cuerpo. En algunas personas con SIBO, las bacterias en el intestino pueden producir demasiado de algunas de estas hormonas y causar ansiedad y otros problemas de salud mental. – Microbios intestinales y neurotransmisores: Los microbios intestinales también pueden afectar los neurotransmisores, que son químicos involucrados en problemas de salud mental. Esto podría significar que los microbios en el intestino están produciendo menos serotonina, que es un neurotransmisor involucrado en trastornos del estado de ánimo como la ansiedad. – Elecciones de dieta y estilo de vida: De la misma manera que los microbios intestinales y los neurotransmisores están conectados, los alimentos que comemos y las elecciones de estilo de vida también pueden afectar la salud mental. Por ejemplo, una dieta alta en azúcares y carbohidratos refinados puede afectar los niveles de serotonina.

¿Cómo se diagnostica el SIBO?

Si experimentas una combinación de síntomas, como distensión, estreñimiento y ansiedad, podrías considerar hacerte una prueba de SIBO. Hay un par de maneras diferentes de probar el SIBO. La primera es a través de una prueba de aliento, que es una forma no invasiva de obtener una pequeña muestra de tu aliento para probar los gases de hidrógeno y metano. Si tienes SIBO, es probable que tengas niveles más altos de estos gases en tu aliento. Otra forma de probar el SIBO es con un análisis de sangre. Un análisis de sangre verificará la presencia de anticuerpos específicos que indican SIBO en el intestino delgado. Es importante tener en cuenta que una prueba de SIBO no es diagnóstica por sí misma. Simplemente significa que tienes algunos síntomas asociados con el SIBO. Aún tendrás que determinar cuál es la causa raíz del SIBO en tu cuerpo.

Tratamiento para el SIBO

Hay varias formas de tratar el SIBO. La primera es encontrar y tratar la causa raíz del SIBO. La segunda es tratar el propio SIBO. Veamos cada uno a su turno: – Encontrar y tratar la causa raíz: Es importante encontrar la causa raíz del SIBO para tratarlo adecuadamente. Puede haber una variedad de cosas que están causando el SIBO, y tendrás que tratar cada una individualmente. Por ejemplo, el SIBO puede ser causado por la dieta, la falta de enzimas digestivas o el uso de antibióticos. Tendrás que averiguar qué está causando el SIBO en tu cuerpo y tratarlo adecuadamente. – Tratar el SIBO en sí: Una forma de tratar el propio SIBO es tomando antibióticos. Sin embargo, los antibióticos no siempre son la mejor opción. Pueden causar efectos secundarios y pueden ser difíciles de terminar cuando estés listo para dejar de tomarlos. También hay probióticos que pueden ayudar a eliminar las bacterias en el intestino y tratar el SIBO.

Cambios en la dieta y el estilo de vida para el SIBO

Hay algunos cambios específicos en la dieta y el estilo de vida que pueden ayudar a manejar el SIBO. El primero es seguir una dieta baja en carbohidratos. Esto puede ayudar a controlar el crecimiento bacteriano en el intestino y mantener el SIBO a raya. También deberías evitar alimentos que se sabe que causan SIBO, como alimentos fermentados, frijoles y otras legumbres. También deberías evitar los edulcorantes artificiales y beber mucha agua. También debes asegurarte de dormir lo suficiente, mantenerte hidratado y hacer ejercicio regularmente. Y si estás luchando con la ansiedad, también deberías asegurarte de obtener ayuda para eso.

Suplementos para el SIBO Como hemos mencionado, los probióticos pueden ser útiles para manejar el SIBO. También puedes probar otros suplementos, como vitaminas, minerales y enzimas digestivas. También debes asegurarte de obtener suficientes ácidos grasos omega-3, que son importantes para la salud cerebral adecuada y pueden ayudar a reducir la ansiedad.

Cómo encontrar alivio de la ansiedad relacionada con el SIBO

Si tienes SIBO y ansiedad, puede ser difícil encontrar alivio. Sin embargo, hay algunas cosas que puedes hacer para ayudar a manejar la ansiedad relacionada con el SIBO. Primero, debes hacerte la prueba de SIBO y tratarlo si es necesario. En segundo lugar, debes asegurarte de llevar una dieta saludable y hacer suficiente ejercicio. Finalmente, debes obtener ayuda para tu ansiedad. Los dos primeros pasos pueden ayudar a manejar la ansiedad relacionada con el SIBO y permitirte mejorar tu salud mental. El tercer paso puede ayudarte a deshacerte de tu ansiedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *